Rodéate de gente que piense igual que tú, rodéate de gente que te apoye, que crea en tus sueños, personas que nunca te dirán que tu sueño es imposible.

En el post de hoy quiero que encuentres inspiración para realizar tu cambio, que te llenes de motivación para poder avanzar y sobre todo, que te dejes llevar.

Tu pasado no marca tu futuro, no importa dónde estabas o lo que habías hecho. Lo que verdaderamente importa es lo que ahora eres capaz de hacer y a dónde quieres llegar. Concéntrate en el futuro, dónde te quieres ver, con quién te gustaría estar y cómo te quieres sentir. Es ahí dónde vas a ir y el primer paso es que lo imagines y sobre todo que te lo creas, porque  una vez que tú te lo creas, de repente todo será más fácil, las oportunidades empezarán a surgir, verás cosas que antes no estabas viendo, aparecerán nuevas posibilidades…  Porque cuando ponemos el foco en algo, no es verdad que de repente empiezas a verlo todo más claro? Es lo mismo que cuando te enfocas en un color, un objeto o alguna cosa en particular y de repente empieza a aparecer con más frecuencia en tu entorno.

Normalmente no nos arrepentimos por lo que hemos hecho, sino que nos arrepentimos de aquello que no hicimos.

Imagínate dentro de unos años mirando hacia atrás, que te vas a decir ti mismo cuando te preguntes, ¿por qué no he intentado al menos hacer eso que sé que me gustaría hacer?

Aunque parezca que no ves avance, en el momento que has dado el primer paso ya estás cambiando. Una metáfora muy buena para ilustrar este cambio es la de la semilla de bambú:

El bambú es la planta con el crecimiento más rápido que existe. Si siembras una semilla de bambú en tierra fértil y la riegas y la cuidas durante meses y meses, tardará 7 años en que brote un pequeño tallo. Pero el día que sale ese tallo incluso dicen que podrías verlo crecer si lo observas pacientemente porque crece 1 metro cada día.

Te parecerá que durante 7 años no estaba pasando nada, pero ese bambú estaba echando raíces hacia abajo. Es igual que los cambios, no desesperes si no ves que nada avanza, porque si estás buscando ese cambio, lo estás visualizando y no pierdes el foco, el día que empiece a asomar ese tallo será cuando veas que de repente pasarán cosas y una detrás de otra.

¿Qué puedes hacer hoy para ponerte  en marcha y dar el primer paso a tú futuro?

Si te ha gustado el artículo y quieres devolverme el favor, compártelo en las redes sociales.

Si quieres saber más, deja tú mail aquí y contactaré contigo

Apúntate al RSS para que te avise cuando esté listo mi próximo post!