quiero dedicarme algo pasiónSi el 80% de tu vida la dedicas a trabajar…

¿No sería maravilloso que ese trabajo fuese algo que te llenase y sintieses pasión?

¿No crees que serías especialmente bueno haciéndolo?

Y además,

¿Disfrutarías cada hora que le dedicases?

Si no has encontrado aún esa pasión no decaigas, sigue intentándolo y no te conformes.

Si no la buscas y no lo intentas no llegará, solo si haces algo por encontrarla pasarán cosas.

Posiblemente no será esa primera opción que elijas, pruébala y sobre todo sigue generando opciones que acabarán acercándote a tú pasión, porque el peor error que puedes cometer es dedicarte día tras día a algo que no te llene.

Siempre tendás la oportunidad de cambiar, la vida está llena de oportunidades, solo tienes que querer encontrarte con ellas.

Si estás dispuesto a buscar tú pasión o si ya la has encontrado y te vas a lanzar a ella, lo primero de todo:

Tápate los oídos!

Sí, no dejes que el ruido de lo que los demás te digan te impida avanzar, escúchate a ti, a tú interior, tu intuición, no pierdas tu rumbo.

Porque a veces nos dejamos llevar por lo que dirán, lo que pensarán…

¿Y nosotros qué?

Prueba a ser responsable de tú vida, no dejes que elijan por ti, hazlo y sigue avanzando porque si te equivocas también avanzarás, habrás aprendido, no tengas miedo.

Salir de la zona de confort es un reto. Dejar la comodidad de la rutina en la que estás inmerso puede que no te deje ver lo que te espera fuera de ella.

Imagina tu día ideal.

Te levantas por la mañana con mucha energía, con ganas de comerte el mundo.

Desayunas tranquilamente mientras organizas el día.

Sales a la calle a pasear o a hacer deporte.

Haces las tareas que tenías pensado y te sientes feliz porque estás haciendo lo que te apasiona.

¿Te imaginas irte a dormir con esta sensación cada noche?

Crea en tu mente tu día ideal, hazlo tuyo y disfrútalo como si lo estuvieses viviendo.

Para tu cerebro realmente no hay diferencia entre que lo imagines a que lo vivas realmente. Lo que registra son esas sensaciones que te hacen vibrar. Estarás reprogramándolo para que te ayude a avanzar y que rompas con los bloqueos.

Por supuesto, esto no se consigue en dos días. Como todo, perseverancia y actitud son tus mejores aliados.

Da pasos pequeñitos para conseguir grandes resultados.

Y el primero paso que puedes dar es que reflexiones con estas preguntas que te propongo.  A mí en su día me ayudaron y aún sigo cuestionándomelas cada vez que tengo en mente algún nuevo reto.

1.       ¿A qué te dedicarías si tuvieses todo el dinero del mundo?

2.       ¿Qué harías si tuvieses la garantía total de que vas a tener éxito?

3.       ¿Qué es lo que no has hecho en los últimos meses y te hubiese gustado hacer?

4.       ¿Cuál es el coste (no monetario) que estás dispuesto a invertir?

5.       ¿En qué grado estás comprometido para hacer este cambio?

Recuerda que eres tú el que decide sobre tu vida.

Es el momento de elegir cuál va a ser ese primer paso que vas a dar para empezar a dedicar el 80% de tu tiempo a algo que realmente te haga feliz. Haz algo, por pequeño que te parezca, estoy segura que lo vas a notar.

¿Crees que es importante dedicar más tiempo a hacer lo que te apasiona? ¿Qué miedos o frustraciones te han frenado alguna vez para dedicarte a lo que te llena? Estoy deseando leerte en los comentarios.