SABOTEADOR

¿Luchas contra ti mismo cuándo quieres hacer algo y terminas por no hacerlo?

¿Echas la culpa a los demás, a las circunstancias o simplemente se te ocurren excusas?

Así es como se comporta el saboteador que todos llevamos dentro.

Nos provocamos un auto sabotaje en toda regla contra nosotros mismos.

¿Te suena esto?

  • Te apuntas al gimnasio pero no vas, o empiezas muy motivado pero no dura mucho.
  • Quieres cambiar de trabajo pero no tienes ni siquiera tu CV actualizado.
  • Quieres perder algún kilito de más pero enseguida te rindes y rompes la dieta.
  • Quieres montar un proyecto nuevo pero lo postergas y te pones a hacer otras cosas.
  • Continúas con una actitud que sabes que te perjudica a ti y a tu alrededor pero aún así no la cambias…

El primer paso es ser consciente y conocerlo.

Este saboteador nos está bloqueando con miles de tácticas.

  • Da prioridad a la satisfacción inmediata
  • Nos convence de que no merece la pena intentarlo porque no tendremos éxito
  • Busca la racionalización de lo que hacemos para quitarle valor a nuestro objetivo

Normalmente este saboteador lo hace desde nuestro subconsciente y no siempre lo tenemos identificado.

Muchas veces es en forma de hábito que tenemos instaurado desde hace mucho tiempo y ya ni nos planteamos.

¿Qué hábitos tienes que puede ser que ni te hayas planteado?

Otras  veces simplemente son miedos o inseguridades que nos limitan y hacen que nuestra autoestima baje. Esto nos impide tomar decisiones y no nos deja enfrentarnos a los cambios.

¿Qué es eso que no te atreves a hacer? ¿A qué tienes miedo?

Incluso la comodidad de mejor lo conocido que invertir esfuerzo o energía en algo nuevo. En estos casos el hecho de no movernos suele costarnos después mucho más que haberlo intentado. ¿Qué es eso que aún no has probado?

¿Te atreves a conocer a tu saboteador? Prueba esta semana a identificarlo!

Si te ha gustado el artículo y quieres devolverme el favor, compártelo en las redes sociales.