perfecciónLa perfección puede llegar a convertirse en un gran freno para nosotros a la hora de avanzar en nuestros cambios.

Todos lo somos, de diferente manera y en diferente grado y no es algo malo, a no ser que este perfeccionismo sea un freno y te limite. En el momento en que tengas un sueño que quieres cumplir pero la perfección te impida avanzar hacia él, entonces es cuando tienes que parar y reflexionar sobre qué está pasando.

La perfección por definición es la ausencia total de defectos y errores, y yo me pregunto: ¿cómo sabrás que ya no existe ningún defecto ni error si no lo pruebas o lo haces? No se trata de no hacer las cosas bien, sino que cuando llega ese momento de querer hacerlo todo perfecto y se convierte en una obsesión, ahí es cuando tenemos que saber encontrar nuestro límite.

Leer más, investigar más y más, no parar de hacer cursos, dar vueltas y vueltas a una misma idea, está bien hasta que ves que nunca es el momento perfecto de actuar. Llegan los miedos de llevarlo a cabo y realmente te das cuenta que no tenías un plan claro de actuación. Por eso es importante que actúes y aunque lo que hagas te parezca pequeño o insignificante el resultado te aseguro que te dará más información de la que creías y que te ayudará a seguir adelante.

  1. Toma conciencia de ese momento que te encuentras dándole vueltas y vueltas a lo mismo y está consiguiendo desmotivarte y frenar lo que en principio debería ser algo para disfrutar.
  2. Pregúntate, ¿cuál es el objetivo final por el que estoy haciendo esto? ¿es necesario que haga esto mil veces ahora? Igual si empiezo con un pequeño paso los siguientes vendrán solos, no te obsesiones con hacerlo todo ya!
  3. No se trata de llegar sino de disfrutar de lo que estás haciendo para llegar. Al final llegarás, pero si lo disfrutas será mucho más satisfactorio. Da pequeños pasos y trata de ver como cada uno de ellos te va acercando a tu meta.
  4. Relájate, sal a pasear, despéjate. Cuando te encuentres en ese momento de atasco mental, para e intenta hacer otra cosa. A veces es simplemente cansancio lo que nos hace dar mil vueltas a la misma cosa, cuando vuelvas seguro que lo verás más claro.
  5. Y sobre todo, HAZLO! No te obsesiones con los preparativos, seguro que lo tienes todo más preparado y pensado de lo que tú te crees, vence a tus miedos y avanza aunque sea un pequeño paso!

¿Eres una persona perfeccionista? ¿Te limita a veces esta perfección? ¿Qué vas a hacer hoy para quitarte ese freno?

Si te ha gustado el artículo y quieres devolverme el favor, compártelo en las redes sociales.

Si quieres saber más, contacta conmigo y te responderé lo antes posible:

[contact-form][contact-field label=’Nombre’ type=’name’ required=’1’/][contact-field label=’Email’ type=’email’ required=’1’/][contact-field label=’Cuéntame’ type=’textarea’ required=’1’/][/contact-form]